Buscanos en las redes

Espectáculos

Dramático momento: «Guía de la política mugrienta» Es lo que analiza Eduardo Feinmann en su programa

Pese a la tremenda crisis socio económica y otro feroz brote en la pandemia, el Gobierno y la oposición parecen ocupados en otras cosas

Compartir en redes

Publicado

el

Las elecciones de medio término, que ofrecieron una foto cabal del humor de la sociedad, parecen resultar por el momento menos gravitantes de lo esperado en el paisaje político de la Argentina. Las dos principales coaliciones que componen el sistema, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, estarían siendo jaqueadas por un fenómeno similar; una fragmentación que las debilita.

«Les impide cumplir con el mandato popular: la oposición no alcanza a validar su triunfo en la acción cotidiana; el oficialismo, refugiado en el Estado, no manifiesta voluntad de cambio después del castigo en las urnas. Tablas, diría cualquier experto en el arte del ajedrez.» Es lo que analiza con tono sarcástico Eduardo Feinmann, famoso presentador y periodista en su programa.

«Sucede que la política no es un juego. O no debiera serlo. Se trata de la herramienta vertebral en democracia para provocar transformaciones. No es lo que viene ocurriendo desde hace décadas en nuestro país. Con un aditamento preocupante: su práctica se degrada. Parece arrastrar al conjunto.» Lo dice de forma seria y casi molesto en este dramático momento.

La guía mugrienta de la política

Demasiadas señales se han constatado en ese aspecto los últimos días. El espionaje, o al menos sus denuncias, ocupan el centro de la disputa entre el Gobierno y la oposición. Por encima de esa alcantarilla las cosas no se observan mejor: abunda la transfiguración de oficialistas y opositores cuando se colocan en discusión asuntos que afectan solo sus intereses.

Esas cuestiones fomentan fricciones intensas en la oposición. El diputado Fernando Iglesias increpó a sus colegas bonaerenses. Patricia Bullrich promovió una sanción para los tres diputados que no asistieron a la sesión por los Bienes Personales. Fue disuadida por un peronista. El Gobierno decoró ese teatro mugriento con la primera sesión en el Senado que avaló aquella ley de Diputados.

Compartir en redes

Copyright © 2021 - diario24.ar