Buscanos en las redes

Series

«El Caso Hartung», el atractivo nordic noir de Netflix que carece de alma

Te explicamos por qué es tan efectiva la misteriosa serie

Compartir en redes

Publicado

el

Para las personas que han tenido la oportunidad de ver los increíbles trabajos de Soren Sveistrup, les puede parecer que no tiene alma. Y no podrían estar más equivocados. A pesar de que El Caso Hartung parece un frío drama policial que raya en lo brutal, tiene aspectos que la hacen parecer muy bien creada. Más allá de los hechos y aplicándole un poco de entendimiento, podemos asumir que es una crítica a la sociedad.

El guionista, escritor y dramaturgo es uno de los responsables de esta gran ola de nordic noirs que ha azotado la industria del entretenimiento. Aunque “The Killing” es una serie densa que toca puntos bastante álgidos, con El Caso Hartung lo llevó a otro nivel. No solo se trata de la historia o los personajes, sino de cómo cada uno de los elementos convergen y vuelven única a esta producción. Verla, definitivamente, es toda una experiencia.

¿Por qué es tan efectivo?

Este proyecto que fue adquirido por Netflix, está basado en la primera novela escrita por Sveistrup y que lleva el mismo nombre. Fue consecuencia de años de estudio y de la búsqueda de la inspiración en aspectos bastante sencillos a la percepción humana, como las figuras de castañas. A pesar de que pueda parecer algo inofensivo en la realidad, en esta ficción ambientada en Copenhague resulta sumamente aterrador.

No solo se trata de ser un buen nordic noir para ver una tarde de otoño y quedar pensando en eso todo el día. El escritor y la narrativa ofrecen críticas constructivas a la sociedad actual, el sistema político e incluso el gran impacto psicológico que tiene la crianza en el desarrollo de la vida adulta. Tras una infancia bastante traumática, un pequeño niño creció con tendencias psicópatas y con una insaciable sed de venganza.

Niños haciendo muñecos de castañas

Lo más interesante de El Caso Hartung es la posibilidad de crear personajes tan buenos que parecen completamente reales. Ninguno es perfecto, no hay blancos ni negros, solo muchos todos de grises. A medida que la historia avanza comprendes por qué toman ciertas actitudes y cómo, a pesar de huir de los problemas, estos terminan por alcanzarte. Esta producción danesa no es solo para darte algún susto, tiene material para hacerte cambiar, aunque sea un poco, tu forma de ver las cosas.

Compartir en redes

Copyright © 2021 - diario24.ar