Buscanos en las redes

Series

«Locke & Key», así era la misteriosa serie antes de ser un éxito de Netflix

Conocé los detalles de la primera adaptación de los comics antes de Netflix.

Compartir en redes

Publicado

el

El camino de Locke & Key hasta el éxito en la plataforma de Netflix no ha sido fácil. Antes, tuvo que pasar por varias adaptaciones y reversiones que prometían lograr una profunda aceptación por parte del público. Sin embargo, no fue así en ninguno de los casos. A pesar de que los comics de Joe Hill y Gabriel Rodríguez son oro en cuanto a trama, ejecución y estilo gráfico, ninguno de los proyectos anteriores había logrado capturar la esencia.

Primeros proyectos detrás de Locke & Key

Todo comenzó con la primera idea de convertirlo en un producto cinematográfico por parte de Dimension Films, que poco a poco escaló a la posibilidad de una icónica trilogía por parte de Universal Pictures. Más allá de esas grandes ideas, la que logró llegar un poco más lejos fue la de Fox. Siguiendo el plan que ejecutó Netflix, tenían pensado una serie junto a Dreamworks TV bajo la producción de Alex Kurtzman y Roberto Orci.

En la dirección de este primer proyecto de Locke & Key estuvo Mark romanek, quien, a pesar de tener amplia experiencia en el cine y los vídeos musicales, era la primera vez que trabajaba en la adaptación de novelas gráficas. El casting era igual de increíble que el actual, con actores y actrices de renombre que podían darle un impulso muy grande a esa nueva producción. Pero, para sorpresa de todos, no terminó de despegar.

El increíble elenco

Miranda Otto fue la encargada de interpretar a Nina Locke, quien luego conseguiría un importante papel en “Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina”. Así mismo, Sarah Bolger interpretaba a Kinsey Locke y Nick Stahl a Duncan Locke. Skylar Gaertner tuvo la gran responsabilidad de interpretar al pequeño Bode, de tan solo 6 años. Por su parte, Harrison Thomas dio vida al adolescente poseído que mata a Rendell Locke y le da un giro a la trama.

Otro de los papeles principales lo tenía Jesse McCartney, el actor y músico que estuvo en los zapatos de Tyler Locke, mientras que Ksenia Solo fue elegida como Dodge. Durante una Comic Con en San Diego, en el año 2011, se presentó el piloto de Locke & Key. Más allá de los esfuerzos no tuvo un buen enganche con el público y el proyecto fue desplazado hasta que, en el 2018, llega a manos de Netflix. El gigante rojo logró convertirla en una de las producciones de misterio más famosas del 2020-21

Compartir en redes

Copyright © 2021 - diario24.ar