Buscanos en las redes

Series

Rompió el silencio: En el capítulo 4 de Estamos muertos se sabe lo que es el virus

Los zombies se están apoderando de toda la ciudad de Hyosan y los militares tratan de frenarlos

Compartir en redes

Publicado

el

En esta parte de Estamos muertos de Netflix, mientras el detective de policía Song Jae-ik arresta al profesor de ciencias fugitivo, Lee Byeong-chan y lo pone bajo custodia por crear el virus Jonas y causar el brote, Byeong-chan cuenta que estaba enojado por la indiferencia y la incompetencia de la escuela para castigar a los matones que con frecuencia martirizaban a su hijo, lo que le hizo querer crear un virus que fortaleciera a su hijo, solo para verlo convertirse en un virus zombie. No quería que nada de eso hubiera sucedido pero la escuela no lo había ayudado y solo habían apoyado a los matones que siempre lo molestaban. Solo quería hacerlo más fuerte y no tan tímido para que supiera defenderse. Terminó enfermando mucho más a su hijo pero también contaminó a su esposa y eso hizo que también se convirtiera en una de ellos.

Lamentándose por diseñar el brote, Byeong-chan también le dice a Jae-ik que su computadora portátil en el laboratorio de ciencias de la escuela contiene todos los datos relacionados con su investigación y el virus, ahí podría estar lo que buscaban para detener todo esto pero él sabía la verdad, aunque no la dijo ya que también era una pequeña venganza personal. La policía tampoco había ayudado cuando su hijo salía lastimado, hacían la vista gorda. Sin embargo, en ese momento, después de pasar la información crucial a Jae-ik, la horda de infectados invade la estación de policía. Byeong-chan termina infectado pero no arrepentido de lo que hizo pero Jae-ik y su subalterno, Jeon Ho-chul, escapan de milagro. En eso, la estudiante que había salido al hospital, Park Hee Soo, y con el dolor de estómago, está encerrada en el baño y dando a luz a un bebé.

Había resultado embarazada y lo había escondido estos 9 meses. Deja al bebé en el baño ya que ni podía cuidarlo y se aleja lentamente pero luego ve que la gente corre y que otras están atacando y mordiendo a otros. Asustada, se regresa y toma a su bebe, viendo realmente que estaba bien y que era una niña. Se aleja de ahí y trata de pasar desapercibido. Al mismo tiempo, la madre de Cheong-san se sube en una moto que tenía de su restaurante para intentar ir a la escuela y buscar a su hijo. Llega hasta el límite pero es detenida por la policía y los militares, así que decide ir por otra parte hasta la escuela. En esta triste escena de Estamos muertos, cuando ella logra llegar, ya es de noche pero también trata de huir de los estudiantes, apenas lográndolo y es un Han Gyeong-su infectado el que la encuentra y la muerde, haciendo que se cayera y otros zombies sobre ella pero la mujer no se rinde y se arrastra, solo repitiendo un nombre. «Cheong-san. Cheong-san. Cheong-san. Mi Cheong-san…»

Una pelea para huir y sobrevivir

Mientras tanto, a los estudiantes se les ocurre un plan para obtener un teléfono que funcione en el salón de clases, el 2-5 para pedir ayuda ya que ninguno de ellos tenía celular y todos estaban en esa oficina. Sin embargo, después de que tanta discusión para saber quiénes irían, Su-hyeok como Cheong-san se ofrecen como voluntarios ya que eran los más rápidos y no estaban tan cansados. Ambos no querían que las chicas que les gustaban terminaran heridas o lastimadas. El problema es que al salir, hay demasiados infectados en la escuela y corren juntos pero terminan separados por culpa de los zombies. Ahí ven a una estudiante destruyendo algunos teléfonos ya que no quería que nadie viera un vídeo de ella donde aparecía desnuda, ella era Min Eun Ji, la cual fue la primera estudiante en convertirse en una humana mitad zombie.

Todo esto que hace que Su-hyeok regrese solo a la sala de transmisión con el teléfono que había logrado salvar con ayuda de su amigo y en eso, Cheong-san se esconde en la oficina del director, escuchando cómo Gwi-nam le pide que lo ayude a atarlo porque había queriendo usarlo como carnada para llegar a su auto y así escapar con vida, dejando morir a los pocos estudiantes que quedaban vivos. En esta parte final de Estamos muertos, Cheong-san es testigo de cómo Gwi-nam usa un cuchillo para matar al director, lo que hace que huya nuevamente con Gwi-nam persiguiéndolo, no sin filmar el asesinato del director con el otro teléfono que había logrado recuperar. En el mundo exterior, los militares y la policía evacúan a los pocos sobrevivientes y abordan unos helicópteros para salvar a la poca gente que podía.

Compartir en redes

Copyright © 2021 - diario24.ar