Buscanos en las redes

Series

Bojack Horseman: la serie animada que desafía la psiquis

Analizaremos por qué esta producción original de Netflix de 6 temporadas tiene un inmenso poder de interpelación.

Compartir en redes

Publicado

el

Cuantas veces uno se salteó en la cartelera de Netflix ese dibujito del caballo que habla, pensando que es algo para adolescentes o un bolazo que solo puede representar una pérdida de tiempo. Nada más alejado de la realidad.

Bojack Horseman es una serie que cala el subconsciente como pocas en la historia de las series de plataforma. Solo la mítica serie de HBO, Los Sopranos, puede competir en cuanto a complejidad y profundidad de las temáticas y los personajes. Una afirmación osada considerando que comparamos a, quizá la mejor y más adelantada serie de ficción situada en el drama de la mafia italoamericana, contra una caricatura de animales que hablan. El punto es lo que hablan, temáticas adultas, absurdas, intrincadas y con una gran interpelación implícita al espectador.

Veamos de qué se trata. Bojack Horseman es una estrella televisiva venida a menos que vive de tan solo un gran éxito de una trillada sitcom noventera “para toda la familia”. El protagonista se encuentra desocupado hace años, aunque esto se debe a que los problemas económicos no son un tema por las regalías de su gran éxito. Si bien, gran parte de la serie se trata de los proyectos que le acerca su representante Princess Carolyn (un personaje muy rico en su construcción), en mayor o menor medida, Bojack los boicotea aparentemente por un complejo que tiene de ser “un pony de un solo truco”.

Esta última frase, es el título de un libro sobre la vida de Bojack redactado por Diane en la temporada 1, una escritora que en este proceso cultiva un fuerte vínculo emocional que, a pesar de los deseos del protagonista, ella no permite llevarlo al plano de una relación amorosa. Este libro justamente refiere a que Bojack es una estrella que solo pudo hacer una gran aparición con gran éxito, y su talento, como ser verá a lo largo de la serie, parece que solo puede ser útil para la comedia familiar.

Todas estas matices y tópicos en el relato se multiplican por mil, ya que nos encontramos ante una serie de 6 temporadas, cada una con su respectivo eje temático y todo englobado bajo una gran premisa, ¿la gente “rota”, tiene posibilidades de cambiar?

Debido a la importancia dramática de esta última interrogante, gran parte de la serie se dedica deconstruir el carácter de los personajes, al reconstruir sus traumas y, en una movida narrativa magistral, se trata además de hacer lo mismo con la historia de sus familiares. Es decir, en el transcurso de la serie no solo nos adentramos en la historia familiar de Bojack, sino también la de sus padres, sobre todo la de su madre, un personaje soberbio en su construcción y caracterización.

Todo esto alimenta la gran premisa del existencialismo formulado por su principal exponente, Jean Paul Sartre, “somos lo que hacemos con lo que hicieron de nosotros”. Si bien la serie terminó hace casi 3 años, ya es un clásico y a la vez un título muy vigente y promete serlo por muchos años debido a la universalidad de sus temáticas y la fuerte identificación de la audiencia hacia personajes que son animales hiperhumanizados.

Si venís evadiendo esta serie, no tengas dudas, empezá a verla y vas a ver que es imposible parar. Esta es una serie original de Netflix, así que siempre estará disponible en esta popular plataforma.

Compartir en redes

Copyright © 2021 - diario24.ar