Buscanos en las redes

Series

«Pepsi, ¿dónde está mi avión?”, el antes y después de la publicidad en Netflix

Una docuserie sobre la campaña engañosa del gigante de las bebidas que generó una demanda judicial muy polémica.

Compartir en redes

Publicado

el

La historia inicia en 1996 cuando a Jhon Leonard, un adolescente como cualquiera, se le ocurre una brillante idea. En ese entonces Pepsi había lanzado una campaña muy simple y exitosa que consistía en acumular puntos consumiendo la gaseosa y luego canjearlos por las “Pepsi Stuff”. Anteojos de sol, remeras, calcomanías, etc. Sin embargo, en el anuncio había algo llamativo, el protagonista del comercial llegaba a su escuela vestido por Pepsi y volando un avión caza de combate Harrier. Abajo la reseña de que dicho aparato podía ser intercambiado por 7 millones de puntos Pepsi, algo teóricamente inalcanzable. Esto no sería una limitante para la imaginación e inventiva de Jhon Leonard, ya que, aprovechando un vacío legal, podía adquirir el avión valuado en 23 millones con tan solo 700 mil dólares.

Claro está, para un pibe común ese monto es inalcanzable, así que recurre a un amigo un tanto excéntrico que disponía del monto para iniciar esta cruzada. Lógicamente Pepsi se rehúsa a entregar el Harrier, lo que resulta en un litigio judicial que duraría años y llevaría a los protagonistas a una infinidad de desventuras en esta odisea fruto de la publicidad engañosa.

Típico del estilo de docuserie de Netflix, ejecutivos de Pepsi, creadores creativos de la campaña, abogados de ambas partes y una serie de personajes inverosímiles son los que relatan desde diversas perspectivas esta encrucijada comercial. Asimismo, está el plano temporal de esta miniserie de 4 capítulos, donde el eje temporal va y viene, dando una dinámica que mantiene el interés una serie de eventos que van desde la monotonía de esperar los procesos legales, hasta acudir a diversos personajes que pueden o no ayudar a nuestros héroes.

Otra cuestión a destacar de esta producción es la dirección de arte. Aquí reina la estética noventera de videos y archivos en lofi, una paleta en consonancia con los colores de Pepsi en aquella época (azul, rojo y blanco) e ilustraciones como si se tratase de un plan o campaña trazada en papel y lápiz.

Todos estos elementos conjugan una producción que mantienen la atención y la intriga siempre sobre la interrogante de si el joven Jhon Leonard podrá obtener el caza de ataque de despegue y aterrizaje vertical prometido por el gigante de las gaseosas.

Compartir en redes

Copyright © 2021 - diario24.ar